Newsletters, un efectivo canal de comunicación

El envío de newsletters, a menudo conocido erróneamente como email Marketing, se incluye dentro del llamado marketing de diálogo o interactivo, que busca contactar directamente con el cliente, y es un efectivo canal de comunicación entre la empresa y los usuarios (nos atrevemos a decir que, hoy por hoy, es el mejor canal de comunicación).

En su modalidad más clásica y antigua, el contacto se llevaba a cabo vía telefónica, generalmente desde un “call center”, buscando dirigirse directamente al cliente para presentarle ofertas a medida. El correo electrónico debe provocar una reacción en el receptor para poder establecer este mismo diálogo. Por ello se persigue ofrecerle la oportunidad de responder mediante un enlace o un formulario de pedido, algo inexistente en la publicidad clásica unidireccional (carteles).

Una newsletter se diferencia del emailing (o email marketing) en cuanto a la frecuencia de envío, pero a pesar de ello solemos confundir los términos y usar uno y el otro como sinónimos. Mientras el primero se publica en forma diaria, semanal o mensual, el envío masivo de correo electrónico o emailing está vinculado a una ocasión o un evento en particular que puede ser estacional (días festivos, rebajas) o formando parte de promociones especiales, como la presentación de nuevos productos o el comienzo de una oferta especial.

El newsletter (boletín) es una publicación digital de carácter informativo que se distribuye vía correo electrónico con cierta periodicidad. Por lo general contiene artículos relacionados con una marca y el ámbito en que la misma se desenvuelve. A pesar de ello, en el ámbito digital se suele usar el término «newsletter» como sinónimo de boletín especial, con un buen diseño enfocado al marketing, que combina texto e imagen, y a menudo ofertas. No es recomendable enviarlo a menudo, ya que precisamente la periodicidad puntual y no muy frecuente es una de las claves del éxito del envío de newsletters.

Es importante tener en cuenta que los receptores de este tipo de comunicaciones son suscriptores que previamente han mostrado interés en la marca (ya sea porque han comprado un producto o servicio, se han suscrito a nuestro blog, etc.) y han solicitado recibir la información respectiva por correo.

Principales ventajas del uso de newsletters en la empresa

  • El público receptor tiene verdadero interés en el contenido del mismo, demostrado en su decisión de recibirlo en su correo electrónico en vez de acceder mediante la página web.
  • Aún cuando no es una herramienta de venta directa, puedes influir de manera indirecta en los suscriptores.
  • No requiere de una gran inversión económica.
  • Por su medio, los suscriptores están informados de las últimas noticias y promociones de la compañía que lo remite.
  • Es una de las fuentes más grande de tráfico al sitio web o blog de la compañía, por eso siempre hay que diseñar el newsletter teniendo muy claro qué páginas o apartados de la web serán el destino de cada acción.
  • Es un canal ideal para fidelizar a los clientes.
  • Si se tiene una buena estrategia, se puede tener más conversiones para la venta que en otros canales.
  • El envío de un newsletter ofrece más posibilidades de conversión que una publicación en las redes sociales.
  • Mediante el newsletter se puede fidelizar muy bien a clientes, ofreciéndoles siempre algo mejor que a quienes no son suscriptores.
  • Pueden utilizarse para promociones.
  • Pueden segmentarse y, por ende, ser personalizados.
  • Funcionan perfectamente incluso desde dispositivos móviles.

¿Por qué una marca debería implementar los newsletters?

Las redes sociales llegaron para quedarse con nosotros un buen tiempo, pero no para siempre. El enfocar todo el esfuerzo en conseguir seguidores en las redes sociales puede convertirse en un problema. No obstante, si las marcas se enfocan en crear y aumentar su base de datos con miras al futuro, es posible que no sufran pérdidas en caso de que Facebook o Twitter tengan que cerrar sus puertas o pierdan su importancia.

Además, el usuario captado a través de suscripción a nuestro newsletter suele ser más fiel y predispuesto a convertir ya que en la mayoría de casos es él (o ella) quien nos ha buscado. El hecho de mandar newsletters a un público previamente pasado por el embudo del interés en nuestra marca es otra de las razones del éxito de este canal de comunicación que no pasa de moda.