La importancia del contenido en una página web

Se define como contenido web cualquier documento, imagen, animación, video o audio que pueda ser interpretado por un navegador y que muestre información gráfica, textual o contextual.

El contenido de un sitio web, por tanto, es todo lo que incluye algún tipo de descripción o información: arquitectura web, etiquetas de página, banner promocional, catálogo de productos, enlaces internos, entre otros aspectos. De la necesidad de generar este tipo de contenidos nace el content marketing o marketing de contenidos.

Los contenidos ofrecidos en los sitios web deben obedecer a dos razones fundamentales:

  • Obtener un mejor posicionamiento SEO en buscadores
  • Facilitar la obtención de información de calidad que cumpla las expectativas del usuario; este último detalle hace que quien ingrese a la página web permanezca y navegue por ella durante más tiempo.

Los contenidos y el diseño web, de la mano

En la creación de un portal, el contenido -establecido en el proyecto desde el principio- define en parte la forma de la web (diseño grafico, navegabilidad, secciones, entre otros). El contenido es el motivo por el cual se ingresa a la red. De no ser por la necesidad de buscar un tipo de contenido en particular, sea texto, imágenes, audio o video, no existirían los buscadores.

En función de lo anterior, hay que ofrecer al usuario contenido destacado tocante al tema que busca. De este modo se capta la atención de las personas en cuanto al contenido ofrecido en la página web, lo que puede resultar en la captación de clientes potenciales (si se trata de una pgina web comercial).

Lo que caracteriza un buen contenido web

Si el contenido concebido para Internet se ajusta a los objetivos del sitio, responde a las necesidades de los visitantes, presenta y define los productos y servicios ofertados con claridad o están optimizados para los buscadores, puede decirse que es un buen contenido web.

En tal sentido, el contenido debe cumplir con las siguientes características:

  • Claridad: Sea cual sea el tema o la especialidad del sitio web, el visitante debe encontrar los contenidos definidos en un lenguaje claro, sin muchos términos técnicos o científicos.
  • Ubicación: Si el sitio es comercial o empresarial se puede acomodar los contenidos ubicándolos de distintas formas, siempre que estén bien organizados, con buen espacio y tamaño de fuente.
  • Visualización: Si la información ofrecida es demasiado extensa, debe evitarse el uso de letra pequeña y más bien organizar el contenido por módulos o subtítulos del tema principal, permitiendo que el visitante acceda a otra página y continúe leyendo el tema de su interés.

El rol del usuario en los contenidos.

En los últimos años, el usuario ha asumido un papel activo en la generación de contenidos web mediante suscripciones a boletines de noticias, facilitación de datos, emisión de opiniones relacionadas con productos y servicios, participación en comunidades online, entre muchas otras formas de cooperación.

Tomando en cuenta este punto, al generar contenidos se debe determinar a qué grado de interacción se quiere llegar si tratamos de alcanzar un máximo número de usuarios y mejorar la comunicación con ellos.